·······························

 

 

Disponible en: http://www.contenido.com.mx/dinero1.html

EL COLOR DEL DINERO

 

Revista CONTENIDO, diciembre de 2008
   El bambú, un negocio
rentable y ecológico

                     

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

 

El bambú se está convirtiendo en una oportunidad de negocio. La derrama económica de la gramínea en el mundo supera los 14 billones de dólares anuales y México está ingresando a este mercado.
En 1989 el veracruzano Rafael Guillaumín Fentanes, hoy de 82 años de edad, vio cómo su industria comercializadora y exportadora de café se iba a la quiebra: el grano experimentó la peor crisis en su historia; los precios cayeron hasta en un 70% afectando a muchos productores de café en el mundo. Lejos de deprimirse el hombre buscó un nuevo negocio alternativo para sacar avante sus gastos y deudas. Lo encontró en el
bambú y hoy produce un millón de plantas anuales cuya venta de madera para la fabricación de casas, muebles, tejas y adornos, le deja ingresos cercanos a los 10 millones de pesos anuales.


Padre de 3 hijos, con muchos nietos y bisnietos, don Rafael proviene de una familia de cafetaleros. En 1988 con su socio Benito Guerrero compró 15 hectáreas en la población de Huatusco para establecer una finca para la producción donde además instalaron el hotel Los Cocuyos Resort Club de Golf, que también tuvo que ser suspendido tras la crisis del grano.
Para aprovechar las tierras adquiridas y no caer en la desesperación el hombre decidió sembrar chayotes y compró varios postes hechos de bambú que, por su resistencia y precio, llamaron su atención. Entre 1992 y 1994 viajó a varios centros de investigación del bambú en China, India, Colombia, Perú, Brasil, y asistió a conferencias donde se enteró y se
sorprendió de las cualidades de esta planta.

El bambú es una gramínea que posee mayor resistencia que el hierro, pero es mucho más flexible y económico, puede sustituir sin ningún problema a las maderas para fabricar papel o muebles convencionales, casas, cabañas para uso ecoturístico con propiedades térmicas y aislantes. Crece especialmente en regiones tropicales y subtropicales, desde el nivel del mar hasta los 4,000 metros de altura.

Esta planta también ofrece beneficios ambientales: sus raíces ayudan a recuperar suelos dañados por incendios forestales pues en 8 años degradan las hojas muertas y facilitan la fijación de nitrógeno, fósforo, calcio, potasio y sílice. Durante el verano toma agua que almacena en sus raíces y luego la regresa a los ríos en época de secas por lo que previene y combate la erosión, deslaves, derrumbes y remociones y mejora el proceso de fijación de nitrógeno en el suelo: —Se estima que una plantación de bambú de una hectárea de extensión puede absorber hasta 7 toneladas de carbono anualmente y aporta hasta un 35% más de oxígeno —asegura don Rafael, quien agrega que su uso en lugar de madera favorece la conservación y mantenimiento de los bosques y con ello la preservación del medio ambiente.
Con esa madera se pueden fabricar artesanías, tutores para hortalizas, ropa interior, pantalones, blusas, jabones, sillas, tapetes, persianas, duelas, muros y techos para casas, papel para libretas, palillos y bicicletas.

 

Don Rafael explica que México tiene una posición privilegiada por el Tratado de Libre Comercio por la disminución de gravámenes para la exportación de bambú, lo que permite que los productores nacionales puedan realizar negocios con los 2 países que más demandan esta madera para construcciones dedicadas al ecoturismo.

Café y lombrices
Anécdotas como la anterior fueron comunes en los inicios. En 1996 don Rafael abrió Bambuver en la población de Huatusco, Ver., que en la actualidad cuenta con 580 hectáreas de plantaciones de bambú, de 50 especies diferentes, extendidas a lo largo del estado. Además tiene una planta procesadora donde se construyen paredes prefabricadas, muebles y adornos. Entre sus clientes se encuentran tiendas de telas que compran entre 60 y 90 mil plantas de un metro de altura para adornos; varios hoteles en la zona de la biosfera de los Tuxtlas y Cancún compran paredes prefabricadas y muebles para sus instalaciones, pero también le compran algunos propietarios de casas-habitación de Guadalajara, Monterrey, San Luis Potosí, Acapulco y Toluca.
Para cultivar el bambú —explica don Rafael— se seleccionan los mejores rizomas los cuales se colocan en tierra adicionada con una composta (fabricada con pulpa de café y lombrices) rica en fósforo, magnesio, zinc y calcio. Cuando la planta alcanza el metro de altura se vende como adorno o bien se siembra al aire libre y se deja crecer por 3 años para utilizar su madera. No requiere de riego y para mejorar su calidad y evitar plagas se les agrega composta, se le quitan las hojas secas y a su alrededor se colocan botellas con agua y repelentes para que las mariposas no dejen sus larvas. Su cultivo y producción requiere de menor inversión que otras maderas, pues no necesita de maquinaria pesada ni fertilizantes caros —añade.
A los 3 años los árboles se cortan y se trasladan en camiones hacia el aserradero, donde los troncos se lavan con agua y boro para extraerles la polilla, los hongos e insectos y se secan al sol durante un día. El siguiente paso es colocarlos en la máquina —diseñada por el empresario pues no existía ninguna en su tipo en el mercado— para impermeabilizar la madera e incrementar su resistencia. En seguida se corta y se fabrican tejas, adornos de casa, muebles o paneles para la industria de la construcción.
Seguro del gran negocio que significa el bambú en 2008 Guillaumín convenció al gobierno del estado de Veracruz para que el próximo año se inaugure en Huatusco el Centro de Desarrollo Tecnológico del Bambú de Veracruz (el 4o en el mundo después de China, India y Cuba), con el respaldo de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y el Instituto de Ecología, A.C de Xalapa donde se capacitará a productores interesados en este cultivo.

Por su importante labor en la difusión del bambú en 2002 don Rafael recibió el premio nacional al mérito forestal de parte del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales (INIFAP) dependiente del gobierno mexicano: —“Sufrí al dejar la industria cafetalera pero encontré un gran negocio en el bambú y quiero vivir unos años más para observar sus alcances, para sacar a cientos de campesinos de la pobreza” —declara orgulloso.

Bajo la dirección de don Rafael Guillaumín la empresa Bambuver cultiva en invernaderos cientos de bambúes que crecerán para producir excelente madera.

 

Las plantas de Bambuver

 

En Bambuver se siembran 50 especies de bambú nacionales y extranjeras cuyas tonalidades, características y tamaños varían. Entre las foráneas llaman la atención el Dentrocalamus latiflorus, originario de China, excelente para producir madera para muebles; el Guadua Angustifolia originario de Costa Rica, Colombia, Perú y Brasil, que se caracteriza por su tronco hueco altamente resistente ideal para construir puentes y casas; el Timor Black originario de la Isla Timor Oriental (al sudeste del continente asiático), cuya belleza y rareza le han valido el mote de “la orquídea de los bambués” y se emplea para construir finos instrumentos musicales, y el Dentrocalamus giganteus originario de la India que destaca por alto, pues mide más de 35 metros de altura y cuya madera se emplea para fabricar pisos.

Entre las especies nacionales se encuentra la Guadua amplexifolia útil para emplearla como leña. En la India Guillaumín conoció una planta generadora de electricidad que utiliza este tipo de bambú, por lo cual le propuso al Instituto de Investigaciones Eléctricas, organismo para la investigación del sector energético dependiente de la Secretaría de Energía, la realización de una planta similar en México.

El bambú en números

 

 

 

  • En el mundo existen 1,300 especies de bambú de las
  • cuales China tiene 500 especies nativas, América 435
  • y México 36.
  • En México las especies más importantes son la
  • Guadua aculeata y la Otatea acuminata.
  • En China e India se concentra el 80% de la producción
  • mundial, que exportan a Estados Unidos, Japón,
  • Tailandia y algunos países de Europa.
  • Estados Unidos es uno de los mayores consumidores
  • de bambú y sus importaciones alcanzan los 3 millones
  • de dólares anuales.
  • En la India la industria papelera consume 2.2 millones de toneladas de bambú.
  • En América la producción se concentra en Costa Rica, Ecuador, Colombia y Brasil.
  • En México hay sembradas 5,607.9 hectáreas, de las cuales más de 500 las cultiva Bambuver.
  • Los principales estados productores son Veracruz, con más de 3 mil toneladas; Puebla y Oaxaca con poco más de mil toneladas.

Fuente: INBAR (Red Internacional del Bambú y el Ratán) y Semarnat y Conafort.

Disponible en: http://www.contenido.com.mx/dinero1.html

 

 

 

 

 

 

 

 

·································································································································································